domingo, noviembre 12, 2006

 

Frikis



Mi amiga María de la Alusión me escribe para decirme que este blog es hedonista y falto de sentido crítico. Y lleva razón: releo la bitácora y parece una campaña continua pro-marica-bollo. Claro que no se trata de criticar por criticar. ¿O sí? Me pide mi opinión “sobre ese fenómeno tan extraño que se da bastante en el ambiente y según el cual "ser homosexual me ha hecho más libre" o "es un don" o "ser gay me hace ser superior"... Como si el frikismo y las depresiones frecuentes no dieran cuenta de que esto no siempre es así. Me imagino que tiene que ver con la resiliencia esa.”

Dice María de la Alusión, y yo la secundo, que por gays no sólo no somos superiores, sino que además estamos expuestos a las consecuencias de la homofobia y ello puede llevar a una serie de problemas en el desarrollo de la personalidad del individuo que deben ser tenidos en cuenta. Como por ejemplo, dejarnos llevar por los procelosos cantos del frikismo. Muchos de estos gayers rarunos son los que abanderan los discursos tipo: “¡Yo soy más que vosotros porque soy gay!”. No meri, si eres un cuadro eres un cuadro, seas hetero, gay o fontanero.

Pero sí, reconozcámoslo, hay mucho friki entre las maris y los bollos. Si te mueves por el ambiente seguro que te viene alguno a la cabeza, pero si no, te paso una pequeña lista: Leonardo Dantés, el pianista de Parada, el fan número uno de Tamara, AKA Ámbar, AKA Yurena (Richy Bastante)… Y aquí una reflexión: ¿Por qué hay tanto friki en las asociaciones LGBT? Que conste que se lo pregunta una marica activista.

Yo relaciono todo esto con nuestras “adolescencias robadas”. Mientras la mayoría de chicos y chicas quinceañeras aprovechaban su adolescencia para foguearse en eso de las relaciones sexuales y amorosas, la mayoría de las no heterosexuales nos dedicábamos obsesivamente a otros menesteres como la lectura, el arte, los ordenadores, los videojuegos, el cine, los estudios, hacernos siniestras… Eso nos permitía mantenernos seguros al margen de los espacios heteronormativos y, mira, ya que nos tratan de raras, pues raaaaaras del todo.

Es obvio que hace falta una dosis extra de orgullo gay cuando te están insultando, discriminado o haciéndote creer que eres menos, pero eso no nos debe hacer caer en posiciones contrarias a las que defendemos. Es lo que ocurre con las –pocas– feministas que siguen diciendo que las mujeres son más sensibles que los hombres, están en contra de la violencia y que si ellas gobernaran todo iría mejor y no habría guerras (¡será que no conocen a Margaret Thacher o a la Espe!). No nena, el feminismo es creer en la igualdad social, legal, relacional de todos los seres humanos independientemente de su sexo. Pues lo mismo pasa con aquellos gays y quizás algunas lesbianas que se creen que la heterofobia es la solución contra la homofobia y no paran de colocar en un mismo saco a todos los heteros para decir que son más brutos, menos alternativos o peores en cualquier arte o maña. A mi esos discursos de lo guays que somos en la acera de enfrente me generan cierto repelús.

Pero claro, como todo lo que tocan las maris se acaba conviertiendo en moda, ahora resulta que ser friki es lo más y hasta existe un día del orgullo friki. Pues nada, os esperamos con las carrozas.

Comments:
No es ke en el mundo gay haya más frikis ke entre los heterosexuales; es ke ellos lo esconden mejor.
 
y no será que no sólo destacamos por gays sino también por frikis? quiero decir, que si ya resulta peculiar ser gay o ser friki, imaginate ser friki y gay a la vez :P
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?