jueves, junio 29, 2006

 

"¡Fidel somos todos!"


El domingo pasado renuncié a la idea de hacer una entrada sobre el orgullo, pero otra vez me vuelven a ganar los acontencimientos: tengo que escribir sobre lo que pasó anoche en Chueca durante el pregón de las fiestas del orgullo de 2006. Las pregoneras, Cayetana Guillén Cuervo y Fernando Tejero, se dedicaron a hacer un repaso autocomplaciente de lo que ellos llamaron "el año 01": el matrimonio homosexual, la ley de identidad sexual y la incorporación de la homosexualidad a las políticas públicas (ley de asilo, ley de educación, futura ley de dependencia...). ¡Qué bueno es el gobierno y qué bien que está tratando a las homosexualas!

Yo personalmente me esperaba otra cosa. Está bien eso de celebrar los logros conseguidos, pero llevamos ya un año con la matraca de que ya hemos logrado la igualdad legal. Como si no hubiera nada más por lo que luchar, como si todos los gays y lesbianas nos quisieramos casar o como si ahora vivieramos en el paraíso maribollo. Pues bien, por un lado NO hemos conseguido la igualdad total en lo legal (existen numerosos ejemplos, pero pongo sólo uno: una pareja de hecho heterosexual no inscrita en ningún registro puede adoptar conjuntamente y una homosexual, no). Por otro lado, quizás hay que buscar y luchar por el reconocimiento legal de otros modelos de organización de la familia y la pareja al margen del matrimonio (que implica convivencia, fidelidad, dualismo...) en alianza con heteros matrimoniofóbicos y con las luchadoras feministas. Pero, sobre todo, a gays y lesbianas nos queda todavía mucho camino por recorrer en cuestiones como la homofobia en los centros de trabajo o en las escuelas e institutos.

Un informe del COGAM certifica la presencia, hoy en día y con ley de matrimonio homosexual aprobada, de la homofobia en el 100% de los centros educativos. Eduardo Reina, el actor de 14 años que interpreta a Fidel en la serie Aída, apareció en el escenario de Chueca como espontáneo de última hora y dio el verdadero pregón de la noche, el que nos hizo vibrar a quienes estábamos allí presentes. Nos contó cómo -después de haber recibido el Premio Shangay hace unos días por el personaje que interpreta- tuvo una agresión homófoba de la que se pudo librar gracias a la presencia de su padre, su tío y unas amigas. Con un desparpajo y una desenvoltura que muchos y muchas quisieran, en un discurso improvisado comentó:

"Hay muchos avances en la sociedad económicos, sociales, tecnológicos... pero yo me pregunto cuándo va a haber el avance de la no violencia contra niños de quince años con distintas opciones sexuales"

Más alto y claro no lo pudo decir. La gente congregada en la plaza de Chueca comenzó a corear: "¡Fidel somos todos!".


Recordar que ese horizonte de injuria que hemos vivido todavía sigue presente para los chicos y chicas que no son heterosexuales, hizo que otra vez nos embargara la emoción al volver a cantar un año más aquello de "¿a quién le importa lo que yo haga?, ¿a quién le importa lo que yo diga? Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré..."

Las chicas y chicos de Liberacción y Rosa que te quiero rosa han presentado un
manifiesto en el que nos recuerdan que el orgullo, además de fiesta y por encima de todo, significa protesta. Con idea de divertirnos y de celebrar los logros legales, pero también con la firme intención de protestar con nuestra pluma por todas las injusticias que aún se siguen cometiendo contra gays, lesbianas, bisexuales y transexuales de nuestro país y de todo el mundo, mis amigas y yo estaremos este sábado en la manifestación del orgullo. ¿Te vienes?




Comments:
Tal y como mi sister mayor comenta, LA HOMOFOBIA SIGUE PRESENTE.
Creo que los avances legales de hoy en día están por delante del comportamiento social, aunque hay que reconocer que se adelantado mucho en los últimos años.

Me siento identificado con "Fidel" porque de niño sufrí injurias y todavía me hace daño oír según qué comentarios.

Tenemos que seguir saliendo a la calle para protestar, aunque sea en plan festivo, porque el "orgullo" nos hace ser alegres ante las dificultades.

En Barcelona saldremos de marcha este sábado, pero me entristece ver cómo no es una manifestación muy multitudinaria como la de Madrid.

Madrileño en Barna!
 
Este año no pude estar para la lectura del manifiesto, no sé quién lo redactó, me hubiera encantado estar en la plaza, no soporto lo autocomplacencia y el victimismo, que para el caso son lo mismo (desde el victimismo nacionalista catalán al victimismo que algunos manifiestos lgtbq emanan)... Concluyo: las consecuencias de un manifiesto tipo "pues ya hemos llegado, y ya no tenemos nada más que hacer" pueden llegar a ser más graves que las de una agresión homófoba, opino. A las agresiones homófobas se le pueden parar los pies, pero a ver quién es aquél que se atreve a pararle los pies a la autocomplacencia, la que además, ensombrece TODO lo que todavía queda por hacer.

Besos desde Madrid.
 
FIDEL TAMBIEN FUI YO. ¿POR QUE COPIAR, CUANDO PODEMOS INVENTAR?
me han encantado tus reflexiones, que comparto desde la periferia.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?